jueves, 23 de mayo de 2013

Impresión de nuestra obra

     Hace año y medio os hablé de este tema, pero ahora, con una exposición a mis espaldas, mi experiencia ha mejorado considerablemente y puedo ayudaros mejor.
 
     Más tarde o más temprano en el caminar del fotógrafo, llega un momento en que tendremos que pasar nuestra obra a un formato impreso, ya sea en papel u otro soporte.
   
     Imprimir en papel y obtener aquello que habíamos pensado puede llegar a resultar tan difícil como hacer fotografía (os aseguro que no exagero).

     Si buscamos por internet obtendremos una información que es muy probable que no nos ayude más que en parte. Digamos que hay una especie de vacío sobre la impresión.


La fotografía en la pantalla

      Cuando nosotros vemos nuestra fotografía ya procesada, la estamos viendo en un soporte que emite luz: una pantalla. Esta pantalla tiene que estar perfectamente calibrada para que dé los tonos verdaderos de nuestra foto y lo que vemos sea exacto a lo que hay en realidad. No es este un post sobre calibrado, así que presupongo que tenemos nuestra pantalla calibrada (en internet encontraremos buena información).

      Lo que vemos en nuestra pantalla puede ser una aproximación muy real de lo que hay, o una imagen mejorada respecto a la realidad. Por ejemplo, si vemos nuestras imágenes en un mac con pantalla retina, en un iPad o en un iPhone, veremos una imagen mucho más espectacular de lo que es en realidad, y por tanto engañosa, ya que estas pantallas no solo muestran la imagen, sino que además la embellecen con la profundidad de los negros y de los brillos. En este sentido, es mejor una pantalla normal a este tipo de pantallas, con lo que, si esta es nuestra pantalla, tendremos que contar con este engañoso factor.

La fotografía en el papel

      Al pasar una fotografía a papel, el resultado final depende de muchos factores. Lo primero que debemos plantearnos es si queremos un resultado lo más real posible o aproximado.

       Si la fotografía va destinada a personas ajenas a la fotografía o no te interesa una calidad espectacular, lo mejor es imprimir en impresora fotográfica laser a color en casa, esto es obvio. Si buscas más calidad, deberás utilizar una impresora fotográfica de tintas especializada, que si uno suele imprimir con asiduidad es probable que hasta la tenga en casa, pero, si esto no es así, es cuando deberemos acercarnos a un lugar especializado en impresión de fotografía. Con lo que se nos plantea la primera pregunta importante ¿Dónde imprimir?

       Hay muchos sitios donde imprimir nuestras fotografías. Aquí descartamos ya los lugares no profesionales como Fotoprix y derivados particulares que van más destinados al fotógrafo familiar aficionado que al fotógrafo profesional o que sin serlo busca calidad en sus impresiones.

       Los lugares profesionales de impresión para fotógrafos son diversos, y darán calidades diferentes o muy diferentes. Lo primero de todo, es que para calibrar a la perfección una impresora profesional, se deben tener unos conocimientos nada simples. Esto hará que dependiendo con el sitio al que llevemos una fotografía, puedan sacarla de un modo o de otro, viéndose diferencias notables en los colores e incluso en la luminosidad, con lo que es importante, o bien ir al sitio de referencia que usan los fotógrafos de tu zona, o bien probar la misma foto en distintos sitos para ver qué empresa da un resultado final mejor (esto es lo más recomendable aunque sea costoso).

¿Laser o inyección?

      Una vez determinado el sitio veremos que podemos hacer la impresión con impresora laser o con impresora de inyección de tinta.

      La impresión laser es la que menos gamas de color produce, mientras que la inyección de tinta puede llegar a tener hasta 12 cartuchos de tinta destinados a producir gamas de colores. Esto significa que, en impresión laser, los colores de tu foto que no encuentre en la gama de los cartuchos los tendrá que aproximar con más frecuencia que si lo hacemos en inyección de tinta. Esta aproximación puede hacerla el programa automáticamente o una persona cualificada que normalmente lo hará mejor. Así encontraremos distintos precios.

      De estas impresiones, la más barata es la impresión laser automática, después vendría la impresión laser semimanual, en la que interviene una persona adecuando mejor los colores, y finalmente la impresión de inyección de tinta, que al tener hasta 12 tintas, nos proporcionará un rango mayor de colores en nuestra obra impresa, aunque esto no significa necesariamente que vaya a salir como en nuestra pantalla del ordenador.

Tipos de papel

      Cuando hablamos de papel RC, nos referimos a un papel que será impreso con laser. Lo tenemos en mate o brillo, y suele ser el destinado para las copias habituales de fotografía. En la práctica, apaga un poco los tonos y la luz general de la fotografía respecto al original. Por supuesto, los colores serán lo más parecido posible a la realidad sabiendo que no contamos más que con 4 colores combinables (CMYK). Esto hace que en ocasiones, nuestra fotografía tenga un tono algo distinto.

      Hay otro papel curioso para el laser, que es el papel 'Metallic' que sustituye los blancos por tonos plateados. Para hacerse una idea de cómo queda, es mejor ver una prueba impresa, ya que en algunas fotografías en blanco y negro, embellece mucho.

      Para la inyección de tinta se usan normalmente papeles de algodón, más caros, pero más resistentes, con productos contra la decoloración y el amarilleo de los blancos. Duran décadas sin alterarse. Aquí cada marca tiene sus tipos, pero existen algunos en la mayoría de las marcas que se repiten por sus características.

      El Perla o 'Pearl' es un papel que aviva los colores, con una rugosidad y un brillo especial. Es un papel que se conoce por el nombre general de baritado, con un olor especial, y da una gran belleza a colores y blanco y negros.

      A partir de aquí, cada marca muestra unos papeles con una rugosidad distinta, son papeles que absorben mucha tinta, papeles fotográficos de algodón que presentan aspectos diferentes, con menos contraste en la foto y más apariencia pictórica. Tiene gran belleza, pero debemos contar con la pérdida de contraste en general, sobre todo se nota en los negros, que se convierten simplemente en tonos oscuros, pero no negros. Estos papeles son más para obra impresa de alta calidad, quizás para vender a clientes especiales o para exposiciones de alto nivel.

     Tendremos así que decidir el aspecto que queremos en nuestra obra, y esto lo determinará cada fotografía, que quedará mejor en uno u otro papel dependiendo de lo que busquemos.

A modo de resumen

     Resumiendo mucho, tenemos:

        - Impresión Laser: Menos gama de color.

        - Impresión de Inyección de Tinta: Más gama de color.

     Papeles:

        - RC (Laser): Buen contraste.

        - Algodón: Menor contraste.

Hora de imprimir

      Para imprimir, es bueno tener algún programa en el que en la ventana de información nos muestre si el color sobre el que pasamos el ratón está dentro o fuera de gama. Para ello, en Photoshop, por ejemplo, si abrimos el panel de información y movemos el ratón sobre la fotografía, veremos que los valores C, M, Y, K varían, y en ocasiones muestran a la derecha un signo de admiración '!'. Esto significará que está fuera de gama, y que probablemente la impresora inventará para esa zona un color nuevo. ¿Cómo solucionarlo?

      La solución es difícil, y no es universal, es decir, cada fotografía aceptará unos cambios mejor y otros peor. Hay que ver qué color o qué zona se sale de gama. Para acercar ese color conforme al color de la impresora se pueden intentar diversos caminos: Bajar la exposición, bajar la saturación de algún color, reducir el contraste, etc. Y me diréis ¿Entonces nos cambia la fotografía? Pues sí. Si el color difiere mucho de la gama tonal de la impresora, podemos cambiar el aspecto de ciertas partes de nuestra fotografía, aunque esto no es lo habitual, claro.

Perfiles

      El tema de los perfiles de color es un tema algo discutido. Hay gente que dice que ayuda mucho y otra gente que no les vale para nada. Yo os contaré mi experiencia, pero antes os explicaré qué es un perfil.

      Un perfil de color es un archivo que te ofrece la tienda que te va a hacer las copias y que uno lo carga en su software para que le muestre su fotografía lo más parecido posible a como va a salir en papel (no es la definición técnica, ni la mejor, pero es la que necesitamos saber ahora). En mi caso, pongo el perfil en Photoshop, en la carpeta correspondiente del programa. Cuando uno activa ese perfil, el color de la fotografía y su contraste simulan en la pantalla algo parecido a lo que quedará cuando imprimas la fotografía.

      Mi experiencia es que el resultado final se parece más en cuanto a luminosidad que en cuanto a color, porque luego el color resultante depende del tipo de impresión, de cómo haya hecho su trabajo el impresor, y del tipo de papel elegido.

      En resumen, que el perfil da una idea cercana a cómo puede quedar, pero solo cercana. Es una ayuda que hay que tener en cuenta para hacerse una idea.

       Para activarlo, una vez metido en la carpeta correspondiente, desde Photoshop vamos a 'Ver' / 'Ajuste de prueba' (estoy traduciendo del inglés, con lo que quizás la versión en castellano sea parecido a esto) / 'Personalizado...' Se nos abrirá una pantalla en la que encontraremos nuestro perfil en una pestaña que dice algo parecido a 'Dispositivo para simular' una vez elegido nuestro perfil, damos al cuadrito de 'Vista previa' y al de 'Simular papel de color'. Esto hará que lo que vemos en la fotografía cambie a unos tonos más apagados. Así será lo que veremos en el papel, pero ya os digo que esto es aproximado, y que luego puede mejorar o empeorar. Es simplemente una aproximación.

Mi recomendación

       Después de todo este lío uno puede pensar: "Mejor me compro un marco digital y me dejo de impresiones". Para que esto no se os pase por la cabeza os daré mi recomendación.

        En primer lugar, procesar muy bien la fotografía revisando que no tengamos ningún color fuera de gama. Esto se revisa con la pestaña información y pasando con lentitud y paciencia el ratón por todos sitios de manera general.

        En segundo lugar, yo que vosotros haría pruebas a pequeño tamaño en papel RC (laser), papel perla (tinta), y algún otro papel de algodón más artístico para tinta. Lo haría con una misma fotografía en color, y con otra en blanco y negro, para ver como se alteran los colores, el contraste y los grises, y cual es la profundidad de los negros.

         En tercer lugar, y ya teniendo las pruebas en mano, podremos decidir qué papel usaremos y cómo altera la luminosidad, que siempre será menor que en nuestra pantalla del ordenador. Esto hay que intentar hacerlo por lo menos una vez en la vida, para ver las diferencias entre papeles e impresiones.

         Una vez elegido el papel y preparada la fotografía que queremos hacer (se supone que distinta a la fotografía con la que hicimos las pruebas, porque sino sería una tontería repetir la prueba), debemos pedirle al impresor que nos haga una tira. Una tira es que te imprimen una parte de tu fotografía. Así podrás saber como va a salir de contraste y color antes de hacer la copia final. Si no te quieren hacer una tira y vas a hacer una copia grande, cambia de empresa, porque nada te asegura que te vaya a quedar bien, y sí te asegura que tendrás que pagarlo haya quedado bien o mal.

         Impresa la tira, si te convence, no te queda más que encargar la copia. Si no te convence, tendrás que ver qué necesita la fotografía: más contraste, más saturación, menos... una vez retocado debes pedir otra tira con el nuevo archivo. Cuando ya des con ello: manda la impresión y tendrás tu impresión.

Soportes para tu fotografía

       Una fotografía necesita un soporte donde ponerla y colgarla.

        El acabado más barato que se ve en exposiciones y casas es montar la fotografía sobre un foam (cartón pluma), que es una especie de cartoncillo de un grosor determinado (recomiendo 10mm.). Es también el acabado menos profesional y el que peor apariencia da. Su fragilidad es absoluta. Si se cae desde muy poca altura, las esquinas se arrugarán dañándolo sin posibilidad de subsanarlo.

      Lo siguiente en calidad, que le daría más entidad y protección, sería enmarcar el foam con la foto en una moldura de aluminio. También se le puede añadir una plancha delantera de un tipo de plástico especial que al estar pegado a la fotografía queda transparente, no genera apenas brillos como un cristal, es más barato que éste, y protege la fotografía.

      El siguiente paso sería, en vez de foam, poner un dibond, que es una plancha de aluminio de unos 3mm. que hace del conjunto algo muy sólido. El dibond está muy indicado para dejar la obra sin marco, pues la visión de la plancha de aluminio por los bordes queda mejor como acabado final que el foam, que se ve que es un cartón.

      Para colgar un foam no suele haber problema, a veces hay soluciones que se pegan o que se clavan por detrás, pero un dibond nos va a requerir de un bastidor trasero para poder colgarlo. El bastidor separa la obra de la pared y hace que quede muy elegante y atractivo visualmente.

      Estos son los acabados más usados por los fotógrafos. Como podéis imaginar hay muchos más, como los de metacrilato, que son muy bonitos, pero con estos que os he comentado ya os hacéis una idea.

¿Hablamos de precios?

       Como en todo, la peor parte es la del bolsillo, y más en los tiempos que corren.

       Los precios son aproximados, y los tomo de uno de los mejores sitios de impresión de Madrid. Dependiendo del sitio en el que lo hagáis, los precios variarán a la baja o al alza.

       Voy a hacer un aproximado para un tamaño de 50x70, que nos puede valer para una casa o para una exposición pequeña:

      1) El pack mínimo (Precios aprox. con IVA: 58€ o 104€ con moldura):

              - Una fotografía en RC (laser) en semi-manual saldría a unos: 30€
              - Montarla sobre un foam de 10mm. le añadiría: 18€
              - Con lo cual, este conjunto, el más barato, estaría por unos 48€ 
              - Con moldura de aluminio le sumaríamos unos 38€, total 86€

      2) Otro pack (Precios aprox. con IVA: 104€ en RC o 139€ en algodón):

              - Fotografía en RC: 30€   o fotografía en papel de algodón (tinta): 59€
              - Montaje sobre Dibon de 3mm: 30€
              - Adhesivo de montaje (se usa solo para dibond): 8€
              - Bastidor trasero de 30x50: 18€
              - Nos da un total de: 86€ en RC o 115€ si es algodón.

     Por supuesto se pueden hacer diversas combinaciones.

Recomendación de acabado

       Dependiendo del destinatario haremos uno u otro acabado, sin embargo, y como gusto personal, visualmente me desagradan bastante los acabados con la foto hasta los bordes. Creo que es peor este acabado, puesto que la visión final de nuestra obra estará supeditada al color de la pared en la que la colguemos, y os aseguro que cambia mucho una fotografía en una pared negra, blanca, azul o crema.

       Para que la pared interfiera lo menos posible, es muy recomendable poner un paspartú, como en el caso de un RC. O bien, si lo hacemos en papel de algodón, que tiene cierta rugosidad, dejar una franja de papel en blanco a modo de paspartú. El color que recomiendo es blanco o gris medio para el paspartú. En ocasiones en las que se quiera dar cierto interés a una obra con marco en papel de algodón, podemos combinar ambos, dejando una franja de papel en blanco y añadiéndo un pastpartú que puede ser en color crema suave para diferenciarlo.

       Os dejo unas muestras de acabado final con 2 fotografías. En primer lugar con el borde blanco de la fotografía. Es un papel de algodón sobre dibond con bastidor que lo separa de la pared.




       En segundo lugar con una combinación de borde blanco y paspartú crema con un marco en madera plateada. Es un papel de algodón sobre foam.




       Bien, pues esto es todo lo que necesitáis para empezar.
   
       Próximamente os hablaré de cómo hacer una exposición.

       Espero que os haya ayudado un poco para que podáis aventuraros a imprimir vuestras fotografías.

5 comentarios:

  1. Muy interesante, Carlos.
    Como siempre con tus escritos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo Carlos. Muchas gracias por compartir tus conocimientos, siempre trato de aplicarlos, y en este caso no será menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. simplemente gracias por el esfuerzo en compartir.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Un tema bastante peliagudo para los que aspiramos a imprimir nuestra pequeñas alegrias fotográficas y mostrarla al público fuera de la red.
    Bastante interesante Carlos, y también esclarecedor.
    Gracias por tu tiempo. Saludos,
    MA

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Muchas gracias!
    Estoy pensando en hacer una exposición y tu post me ha sido muy útil! :D
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Los comentarios están sujetos a moderación para evitar el spam, por eso no aparecerán al instante. Aparecerán al ser revisados. Todas las preguntas serán respondidas. Un saludo